‘Colonia V’, caníbales bajo el hielo


Laurence Fishburne y Kevin Zegers, en 'Colonia V' (Tripictures)
Laurence Fishburne y Kevin Zegers, en ‘Colonia V’ (Tripictures)

El cine de ciencia ficción parte de planteamientos que explotan las apocalípticas consecuencias del cambio climático. La producción canadiense ‘Colonia V’ (su título original es ‘The colony’) muestra los efectos de una glaciación que acabó con la vida sobre la superficie terrestre. Sin enmarcarse en el terror, juega también con los elementos de la temática zombi, representados en los salvajes que para garantizar la existencia perdieron su humanidad al optar por el canibalismo. La fidelidad al género es su principal virtud y, a la vez, un defecto al resultar demasiado previsible. Sin embargo, entretiene al amante de la serie B, quien reconocerá sus influencias (de John Carpenter a Neil Marshall).

Los supervivientes se han establecido en colonias ubicadas bajo tierra. La gripe constituye una seria amenaza, de forma que, si alguien enferma, lo ponen en cuarentena y le realizan un test. En caso de que el resultado sea positivo, el afectado puede optar entre recibir un disparo o morir en la nieve. Los protagonistas descubrirán el horror tras recibir una llamada de socorro de la Colonia V.

Cartel de 'Colonia V' (Tripictures)
Cartel de ‘Colonia V’ (Tripictures)

El filme, presentado en el Festival de Sitges de 2013, se entrega a las reglas del género, palpables en la caracterización de personajes: el joven con un trauma por la pérdida de su familia, el líder justo o el miembro del grupo que apuesta por implantar métodos radicales. ‘Colonia V’ convence, dentro de su modestia, por la ambientación y el diseño de producción, aunque sus fondos digitales se asemejan a los de un videojuego. Su director, Jeff Renfroe (responsable de ‘Paranoia 1.0’), apuesta por elecciones estilísticas de dudosa eficacia, como algunos ‘travellings’ y puntuales acelerados o congelados de imagen. La propuesta incide en la maldad inherente al ser humano, sobre todo en las situaciones límite, y en su tramo final regala una agradecida escena ‘gore’.

El protagonismo recae en Kevin Zegers, acompañado por Laurence Fishburne y Bill Paxton, actores de contrastada solvencia pero cuya carrera se ha estancado.

Lo mejor: su tono de serie B sin pretensiones.

Lo peor: el carácter convencional del conjunto.

Puntuación: 6/10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s