Archivo de la etiqueta: Serie B

‘Colonia V’, caníbales bajo el hielo

Laurence Fishburne y Kevin Zegers, en 'Colonia V' (Tripictures)
Laurence Fishburne y Kevin Zegers, en ‘Colonia V’ (Tripictures)

El cine de ciencia ficción parte de planteamientos que explotan las apocalípticas consecuencias del cambio climático. La producción canadiense ‘Colonia V’ (su título original es ‘The colony’) muestra los efectos de una glaciación que acabó con la vida sobre la superficie terrestre. Sin enmarcarse en el terror, juega también con los elementos de la temática zombi, representados en los salvajes que para garantizar la existencia perdieron su humanidad al optar por el canibalismo. La fidelidad al género es su principal virtud y, a la vez, un defecto al resultar demasiado previsible. Sin embargo, entretiene al amante de la serie B, quien reconocerá sus influencias (de John Carpenter a Neil Marshall).

Los supervivientes se han establecido en colonias ubicadas bajo tierra. La gripe constituye una seria amenaza, de forma que, si alguien enferma, lo ponen en cuarentena y le realizan un test. En caso de que el resultado sea positivo, el afectado puede optar entre recibir un disparo o morir en la nieve. Los protagonistas descubrirán el horror tras recibir una llamada de socorro de la Colonia V.

Cartel de 'Colonia V' (Tripictures)
Cartel de ‘Colonia V’ (Tripictures)

El filme, presentado en el Festival de Sitges de 2013, se entrega a las reglas del género, palpables en la caracterización de personajes: el joven con un trauma por la pérdida de su familia, el líder justo o el miembro del grupo que apuesta por implantar métodos radicales. ‘Colonia V’ convence, dentro de su modestia, por la ambientación y el diseño de producción, aunque sus fondos digitales se asemejan a los de un videojuego. Su director, Jeff Renfroe (responsable de ‘Paranoia 1.0’), apuesta por elecciones estilísticas de dudosa eficacia, como algunos ‘travellings’ y puntuales acelerados o congelados de imagen. La propuesta incide en la maldad inherente al ser humano, sobre todo en las situaciones límite, y en su tramo final regala una agradecida escena ‘gore’.

El protagonismo recae en Kevin Zegers, acompañado por Laurence Fishburne y Bill Paxton, actores de contrastada solvencia pero cuya carrera se ha estancado.

Lo mejor: su tono de serie B sin pretensiones.

Lo peor: el carácter convencional del conjunto.

Puntuación: 6/10.

‘Encerrada’

En la última década, John Carpenter apenas se ha puesto detrás de las cámaras. Su contribución a la serie ‘Masters of horror’ (de la que merece la pena rescatar ‘El fin del mundo en 35 mm.’, la joya que dirigió en 2005) queda lejana en el tiempo, y más ‘Fantasmas de Marte’. De ahí la expectación que despertó el rodaje de ‘The ward’, el regreso del maestro. Dos años después de su realización, por fin llega a España el largometraje, y lo hace en el ámbito doméstico y con el título de ‘Encerrada’. Una propuesta de terror que no deja de ser un producto menor, si bien Carpenter muestra su pericia narrativa, y eso ya es motivo de alegría para los aficionados al género.

La trama de ‘Encerrada’ se desarrolla en los años 60. Kristen (Amber Heard) ingresa en un psiquiátrico. No sabe las causas de su internamiento, solo recuerda el incendio de una casa. Allí se somete a una terapia experimental desarrollada por el doctor Stringer (Jared Harris). Desorientada y recelosa de lo que ocurre en el centro, Kristen no acepta su situación y quiere escapar. El problema es que por las noches aparece un fantasma vengativo que aterroriza y asesina a las internas.

Si hubiera caído en otras manos, ‘Encerrada’ sería una película de terror ramplona y, en el mejor de los casos, rutinaria, pero bajo el control de Carpenter se convierte en una serie B resultona. El director oculta las carencias de la historia gracias a una lograda puesta en escena, con la pega de los sustos sonoros (una molesta moda del género) y unos efectos especiales y de maquillaje más flojos de lo que cabría esperar. ‘Encerrada’ entretiene y cuenta con un sorprendente giro final. También es justo destacar la convincente actuación de Amber Heard, una de las nuevas bellezas de Hollywood.

Lo mejor: la dirección de Carpenter.

Lo peor: al margen del clímax final, es una historia predecible.

Puntuación: 6/10.

‘Devil inside’

No hay un género tan devaluado como el de terror. La culpa reside en la continua explotación de fórmulas narrativas que, salvo excepciones, resultan repetitivas y se guían por la cultura del mínimo esfuerzo. Más de lo mismo, pero peor. El bajo coste medio de las producciones debería ser un aliciente para apostar por obras más creativas, si bien en la industria se busca lo seguro con la excusa de que es lo que demanda el público. ‘Devil inside’ combina elementos del falso documental y el cine de exorcismos para llamar la atención del aficionado, a quien le parecerá una propuesta que no aporta absolutamente nada nuevo. Un producto de serie B cuyo marco de difusión apropiado es el mercado del DVD, no la pantalla grande.

En 1989, Maria Rossi asesinó a tres miembros de su parroquia en una sesión de exorcismo. El crimen conmocionó a la sociedad estadounidense. La mujer fue trasladada a Italia, donde quedó recluida en un centro psiquiátrico de Roma. Dos décadas después, Isabella, su hija, graba un documental sobre aquel escabroso episodio con objeto de obtener respuestas. La joven recurre a dos exorcistas que actúan al margen del Vaticano para intentar ayudar a su madre y determinar si está poseída o solo padece un trastorno mental. Ni que decir tiene que la protagonista se meterá en la boca del lobo…

‘Devil inside’ se desarrolla de forma previsible, con unos personajes mal definidos por los que el espectador no siente empatía alguna. El filme, dirigido por William Brent Bell, busca crear polémica al dejar caer que la Iglesia no colaboró con la película en la exposición del tema que aborda (¿y por qué tendría que haberlo hecho?), una manera burda (y ridícula) de promocionarse. No obstante, es justo reconocer que las (escasas) escenas de terror funcionan y generan tensión, logro que le permite conseguir el aprobado, efectismos aparte.

Lo mejor: las escenas de exorcismos.

Lo peor: sus aburridos (y prescindibles) personajes y una narración plagada de efectismos.

Puntuación: 5/10