‘Sobran las palabras’: amor y frustraciones en la mediana edad


Las últimas películas de un actor fallecido cobran un significado especial y resulta complicado obviar esa circunstancia, como ocurre en ‘Sobran las palabras’, donde sobrevuela el repentino y triste adiós de James Gandolfini, el icónico Tony Soprano. La directora Nicole Holofcener propone una comedia dramática de apariencia ‘indie’ sobre el amor en la mediana edad y las frustraciones que puede llevar de la mano, una historia sencilla cuya eficacia se sustenta en una encantadora Julia Louis-Dreyfus y en un enorme Gandolfini. El trabajo de sus protagonistas, su sintonía en pantalla y el poder de identificación que sus elementos ejercen en el público elevan un filme convencional en cuanto a desarrollo.

James Gandolfini y Julia Louis-Dreyfus, en 'Sobran las palabras' (Fox)
James Gandolfini y Julia Louis-Dreyfus, en ‘Sobran las palabras’ (Fox)

A partir del encuentro de dos divorciados en una fiesta, ‘Sobran las palabras’ sigue el esquema del proceso amoroso. Primero está la fase de encantamiento, en la que Eva y Albert empiezan a salir y hablan de sus inquietudes, determinadas por los hijos, que se hacen mayores, y sus fallidos matrimonios. La obra se apoya en las conversaciones que mantienen ambos y en las confidencias entre Eva y sus amigas. Después los defectos de cada uno se hacen evidentes, situación agravada porque Eva, sin saberlo, había entablado amistad con la ex de Albert, mujer que envenena la relación con sus comentarios. Aquí ‘Sobran las palabras’ juega con las casualidades de la comedia de enredos y revela que la convivencia en pareja, aparte del cariño, depende de cómo se toleran las manías o defectos del compañero.

Cartel español de 'Sobran las palabras' (Fox)
Cartel español de ‘Sobran las palabras’ (Fox)

Nicole Holofcener, responsable de ‘Amigos con dinero’, demuestra más habilidad como guionista que detrás de las cámaras, con una dirección algo plana, aunque la temática tampoco requiere alardes narrativos. El largometraje, presentado en el Festival de Gijón, incluye diálogos acertados, si bien otras producciones han sabido retratar mejor las diferencias entre sexos. ‘Sobran las palabras’ intenta emular las formas del cine ‘indie’ (objetivo evidente en la estructura, el uso de la música y el tono melancólico) y explora a su vez las consecuencias del síndrome del nido vacío, ya que Eva debe enfrentarse a la marcha de su hija a la universidad.

Louis-Dreyfus y Gandolfini formaban a priori una atípica pareja, pero se complementan a la perfección. El actor desprende ternura y fuerza interpretativa en un registro menos habitual que le permite burlarse de su peso y, de forma indirecta, referirse a su etapa televisiva (el personaje trabaja en una biblioteca que recoge material de series clásicas). Como reflejan los créditos finales, la película está dedicada a Gandolfini. En el reparto figuran Catherine Keener y Toni Collette.

Lo mejor: el tono adulto y el brillante trabajo de Louis-Dreyfus y Gandolfini.

Lo peor: una historia demasiado sencilla.

Puntuación: 6,5/10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s