‘El consejero’


El cinéfilo busca autoría en las películas, pero el ejercicio de estilo conlleva riesgos, sobre todo si parece la única pretensión del proyecto. Cada línea de diálogo de ‘El consejero’ busca plasmar la impronta de Cormarc McCarthy, en su primer guión para la gran pantalla. El trabajo del novelista es el principal valor y, a su vez, el problema de una obra donde la trascendencia y lo sublime cohabitan con el artificio. La dirección de Ridley Scott y un reparto de lujo atraen al espectador, que debería tener en cuenta que la historia no da ninguna facilidad. ‘El consejero’ resulta una propuesta fallida y, aun así, interesante.

Javier Bardem y Michael Fassbender, en 'El consejero' (Fox)
Javier Bardem y Michael Fassbender, en ‘El consejero’ (Fox)

El ‘thriller’ se estructura en función de las conversaciones entre personajes, a menudo complejas disertaciones, algunas de ellas brillantes. La entrada de un abogado en el turbio negocio de la droga sirve para establecer una lectura moral en torno a la codicia y sus consecuencias. En un principio preguntan al letrado si sabe a qué se enfrenta y después, con la situación descontrolada, le advierten de que ya es tarde para lamentarse.

Scott, poco inspirado detrás de la cámara, está eclipsado por el guión que adapta. A mitad de metraje, cuando los hechos se precipitan, la narración se dispersa y hasta parece olvidarse del protagonista. ‘El consejero’ incluye detalles cargados de simbolismo (los guepardos y su conexión con Malkina) y destaca por una atmósfera en la que el sexo se encuentra latente, como manifiesta la sorprendente escena del siluro y el coche. La oscura imaginación de McCarthy, digna del mejor David Cronenberg, regala un momento por el que será recordada la película.

Cartel de 'El consejero' (Fox)
Cartel de ‘El consejero’ (Fox)

La trama acontece en distintos puntos de México y en Chicago, si bien las localizaciones no engañan y evidencian que parte de ‘El consejero’ se rodó en España. Michael Fassbender, Javier Bardem (con una estrafalaria caracterización) y Penélope Cruz se limitan a cumplir. Más entonados están Brad Pitt y una recuperada Cameron Diaz que borda su papel de mujer fatal.

Lo mejor: la brillantez de algunos diálogos y Cameron Diaz

Lo peor: se olvida por completo del público.

Nota: 6/10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s