Archivo de la etiqueta: Terror

‘Devil inside’

No hay un género tan devaluado como el de terror. La culpa reside en la continua explotación de fórmulas narrativas que, salvo excepciones, resultan repetitivas y se guían por la cultura del mínimo esfuerzo. Más de lo mismo, pero peor. El bajo coste medio de las producciones debería ser un aliciente para apostar por obras más creativas, si bien en la industria se busca lo seguro con la excusa de que es lo que demanda el público. ‘Devil inside’ combina elementos del falso documental y el cine de exorcismos para llamar la atención del aficionado, a quien le parecerá una propuesta que no aporta absolutamente nada nuevo. Un producto de serie B cuyo marco de difusión apropiado es el mercado del DVD, no la pantalla grande.

En 1989, Maria Rossi asesinó a tres miembros de su parroquia en una sesión de exorcismo. El crimen conmocionó a la sociedad estadounidense. La mujer fue trasladada a Italia, donde quedó recluida en un centro psiquiátrico de Roma. Dos décadas después, Isabella, su hija, graba un documental sobre aquel escabroso episodio con objeto de obtener respuestas. La joven recurre a dos exorcistas que actúan al margen del Vaticano para intentar ayudar a su madre y determinar si está poseída o solo padece un trastorno mental. Ni que decir tiene que la protagonista se meterá en la boca del lobo…

‘Devil inside’ se desarrolla de forma previsible, con unos personajes mal definidos por los que el espectador no siente empatía alguna. El filme, dirigido por William Brent Bell, busca crear polémica al dejar caer que la Iglesia no colaboró con la película en la exposición del tema que aborda (¿y por qué tendría que haberlo hecho?), una manera burda (y ridícula) de promocionarse. No obstante, es justo reconocer que las (escasas) escenas de terror funcionan y generan tensión, logro que le permite conseguir el aprobado, efectismos aparte.

Lo mejor: las escenas de exorcismos.

Lo peor: sus aburridos (y prescindibles) personajes y una narración plagada de efectismos.

Puntuación: 5/10

‘La mujer de negro’

El director James Watkins rodó en 2008 ‘Eden lake’, un brutal y descarnado filme de terror sobre una pareja que sufría el ataque de un grupo de psicópatas adolescentes. Un estilo muy diferente al de su segundo largometraje, ‘La mujer de negro’, pieza que homenajea al terror gótico de vieja escuela. Una pequeña historia de fantasmas que consigue su objetivo de pegar en la butaca al espectador. Detrás del proyecto se encuentra la mítica Hammer, que con productos así conseguirá renacer de sus cenizas.

Arthur Kipps (Daniel Radcliffe) es un joven abogado que vive atormentado a raíz de la muerte de su esposa, fallecida en el parto de su hijo. No termina de superar la pérdida, lo que le puede costar el empleo. Su bufete le da un ultimátum y le encarga preparar los papeles para la venta de una casa abandonada. Al llegar al pueblo, Kipps no es bien recibido y le miran con suspicacia. Los lugareños han sufrido terribles desdichas, hechos que relacionan con una maldición en la mansión que pretende vender. A pesar de sentir una extraña presencia, Kipps quiere terminar su trabajo en aquella casa. Craso error.

‘La mujer de negro’, basada en una novela de Susan Hill ya adaptada al teatro, es un relato clásico, y como tal busca inquietar por medio de una atmósfera siniestra. Los sustos, por mucho que se vean venir, funcionan a la perfección, aunque abusan de los golpes de sonido. El cinéfilo se percatará de que están inspirados en las películas asiáticas de género. Es cierto que la historia se desarrolla de una forma previsible, si bien mantiene en tensión al público en todo momento gracias a la eficaz labor de Watkins. Radcliffe, el eterno Harry Potter, realiza un notable cambio de registro y demuestra que es mejor actor de lo que parece. Si sigue así, conseguirá que los espectadores se olviden de Hogwarts.

Lo mejor: la atmósfera y su apuesta por el terror clásico.

Lo peor: una historia previsible y el abuso de los golpes de sonido.

Puntuación: 6/10

 

‘The collector’

Mutilaciones, torturas y vejaciones pueblan la filmografía de Marcus Dunstan y Patrick Melton, guionistas de las cuatro últimas entregas de ‘Saw’ o las secuelas de ‘Feast’. Por eso no es de extrañar que mantengan ese gusto por el ‘gore’ y lo bizarro en ‘The collector’, bautizo en la dirección de Dunstan, arropado una vez más por su colaborador habitual. Es un ‘thriller’ de bajo presupuesto, pura serie B, que hará las delicias de los aficionados al terror por sus escenas sangrientas (auténticas salvajadas) y espantará al resto. Ha llegado a la cartelera española con tres años de retraso, tiempo en el que se ha llevado a cabo una segunda parte, ‘The collection’.

La historia se desarrolla en la casa de una familia adinerada. En ella trabaja Arkin, un hombre que se dedica a hacer chapuzas. Agobiado por las deudas de su ex mujer, decide robar en la vivienda, con la mala suerte de que alguien se le ha adelantado. Sin embargo, su rival no es un criminal cualquiera, sino un perturbado especializado en torturas y que ha instalado trampas mortales por todas las habitaciones. Arkin no tendrá más remedio que enfrentarse al psicópata e intentar salvar a los dueños de aquel domicilio.

‘The collector’ se caracteriza por una estética sucia y una historia interesante pero previsible. Su principal baza reside en una trama macabra salpicada de sangre que incluye guiños a ‘Saw’ (como el diseño de las trampas y el epílogo). El filme, plagado de imperfecciones (un estilo de dirección discutible, el horrendo uso de la música y las incoherencias argumentales), resulta entretenido por lo cafre de la propuesta.

Lo mejor: las trampas, los momentos ‘gore’ y el desenlace.

Lo peor: la estética de serie B barata y sus inevitables incoherencias de guión.

Puntuación: 6/10

‘Bajo cero’

El cine de género, coctelera en la que entran el terror, la fantasía y el ‘thriller’, suele adolecer de falta de originalidad, y más en una coyuntura en la que la crisis de ideas está a la orden del día. Por eso se agradece la frescura de ‘Bajo cero’, pequeño filme de suspense que desarrolla una premisa novedosa para generar desasosiego: unos jóvenes se quedan colgados en un telesilla sin nadie que oiga sus gritos de ayuda en kilómetros a la redonda.

El director Adam Green, especializado en series B de terror, salie airoso a pesar de jugar con pocos recursos; ‘Bajo cero’ (‘Frozen’ en la versión original) produce tensión en el espectador gracias a los detalles (la secuencia en la que uno de los personajes se rompe las piernas al intentar escapar; el momento en el que a la chica se le pega la mano en la barra del telesilla y tiene que arrancarse la piel) que incluye a lo largo de su ajustado metraje (90 minutos).

En sí ‘Bajo cero’ no es gran cosa, pero entretiene y mantiene el interés, lo que por desgracia no es demasiado frecuente. En España, como ocurre tantas veces, no se estrenó en las salas comerciales, aunque puede encontrarse en DVD.

Lo mejor: sus detalles y su habilidad para generar tensión.

Lo peor: que pase desapercibida en el mercado doméstico (DVD).

Puntuación: 6/10

‘La casa del diablo’

Los años 80 están de moda. Cada vez son más las películas que se inspiran en el estilo del cine de aquella época, ya sea por nostalgia o por falta de ideas. Uno de los casos más llamativos, en lo que al género de terror se refiere, es ‘La casa del diablo’, filme que rinde tributo a los clásicos con una cuidadísima estética ochentera. El largometraje, rodado en 2009, no se exhibió en las salas comerciales españolas, si bien se editó en DVD y también puede verse en la plataforma ‘online’ Filmin.

Samantha, una universitaria, busca un trabajo con el que pagar el alquiler de su nuevo piso. Cuando encuentra un cartel en el que se busca a una niñera, no duda en llamar y ofrecerse para el empleo. Para ello acude a una vieja mansión en las afueras, cuyos dueños son algo peculiares. A pesar del recelo que la situación despierta en su amiga, Samantha acepta el trabajo, que al final no consiste en hacerse cargo de un menor, sino de una anciana. Conforme avance la noche, en la que un eclipse cubre la Luna durante horas, la joven descubrirá que se ha metido en la boca del lobo.

La trama es simple y se desarrolla con lentitud, pero funciona gracias a la dirección de Ti West (autor de serie B responsable de ‘El cobertizo’ o ‘Cabin fever 2’), quien sabe transmitir tensión de forma progresiva. La ambientación y la atmósfera desasosegante son lo más logrado de la película, que pierde fuerza en un tercio final que no está a la altura por lo previsible que resulta.

‘La casa del diablo’ gustará a los aficionados al cine de terror que recuerden con cariño (y temor) las historias de hace tres décadas. Al resto le parecerá aburrida.

Lo mejor: su estética ochentera.

Lo peor: un desenlace previsible.

Puntuación: 6/10