Archivo de la etiqueta: Ryan Gosling

‘Lost river’, el drama conduce a la pesadilla

Por la elección de sus papeles, algunos actores revelan unas inquietudes artísticas que tarde o temprano canalizan también mediante la dirección. Convertido en un icono moderno, Ryan Gosling evidencia su vocación de autor en ‘Lost river’, drama con elementos del ‘thriller’ sobre el que incorpora detalles que atraen por su dimensión malsana y enfermiza. Aproximarse a su debut detrás de las cámaras, del que además firma el guión, exige liberarse de prejuicios y obviar su tono pretencioso con objeto de descubrir a un futuro cineasta que busca articular su universo creativo. Las marcadas influencias estéticas (David Lynch y Nicolas Winding Refn emergen como principales referentes) esconden la habilidad de Gosling para la creación de atmósferas a partir de la fuerza visual. ‘Lost river’ será un título de culto.

Christina Hendricks, en 'Lost river' (Betta Pictures)
Christina Hendricks, en ‘Lost river’ (Betta Pictures)

El relato sumerge en un ambiente desolador y decadente, un entorno casi maldito donde la esperanza desapareció cuando se construyó un embalse. Una mujer acepta un trabajo en un extraño club para afrontar la deuda que pone en peligro la vivienda familiar. El local permite satisfacer las pulsiones ocultas de los clientes, quienes disfrutan de un espectáculo determinado por la sangre y la depravación. En paralelo, el filme se centra en la relación de su hijo mayor con una vecina mientras sufre la amenaza del delincuente que le acecha.

Cartel español de 'Lost river' (Betta Pictures)
Cartel español de ‘Lost river’ (Betta Pictures)

Gosling introduce con acierto el aspecto surrealista: durante un trayecto en taxi, la protagonista cierra los ojos con la intención de descansar antes de su primera jornada laboral y al despertar se adentra en una realidad oscura. El uso envolvente de la música, con temas que recuerdan no por casualidad a la banda sonora de ‘Drive’, se suma a la saturación de colores (reina el morado) y a las sensaciones vaporosas.

Christina Hendricks, en una variante del perfil de madre coraje, representa el lado dramático de la historia frente a un turbio (y estupendo) Ben Mendelsohn. Saoirse Ronan prosigue con su crecimiento como actriz y Eva Mendes colabora en un papel cómplice.

Lo mejor: la atmósfera recreada.

Lo peor: Gosling se entrega al ego del autor.

Puntuación: 7/10.

‘Gangster Squad. Brigada de élite’

El cine negro ha dado grandes clásicos y joyas, y quizá por ello conlleva un mayor nivel de exigencia. El aficionado, con su memoria cinéfila, pide un valor añadido, que la película no se limite a transitar por lugares comunes. En ese defecto cae ‘Gangster Squad. Brigada de élite’, con la que Ruben Fleischer (quien despuntó a raíz de ‘Bienvenidos a Zombieland’) se aproxima al ‘noir’ según los parámetros de las novelas ‘pulp’ y el cómic. Un filme correcto pero irregular cuyos puntos fuertes residen en la ambientación y en la presencia de estrellas con tirón (apartado donde destacan Ryan Gosling y Emma Stone, pareja en la ficción) y, en el lado contrario, se resiente por la falta de mordiente de la historia, una copia de obras mejores. Entretenimiento intrascendente.

Emma Stone y Ryan Gosling, en 'Gangster Squad'
Emma Stone y Ryan Gosling, en ‘Gangster Squad’

La acción se desarrolla en 1949 en Los Ángeles, ciudad dominada por el mafioso Mickey Cohen (Sean Penn). John O’Mara (Josh Brolin), uno de los pocos agentes honrados y dispuestos a combatir el crimen que quedan en la urbe, forma un equipo para sabotear a la organización de Cohen hasta que este caiga. La única opción es jugar duro y dejar las placas de policía en casa.

Cartel español de 'Gangster Squad. Brigada de élite'
Cartel español de ‘Gangster Squad. Brigada de élite’

‘Gangster Squad’ abraza las convenciones del cine negro sin aportar novedad y, en consecuencia, nunca atrapa al espectador y se sigue sin entusiasmo, aunque su visionado no molesta. El espectador conoce la estructura, las situaciones y los giros argumentales que conforman el guion, que desaprovecha la oportunidad de realizar un retrato de la podredumbre moral y la corrupción (y más en estos tiempos de convulsión social). Los personajes, planos y desprovistos de matices, responden al esquema de buenos y malos. A estas limitaciones se suma la errónea exposición de los momentos de acción; Fleischer muestra los tiroteos y explosiones a cámara lenta, una cuestionable elección estilística que entorpece la narración, por mucho que busque el énfasis.

Los actores salvan el expediente y solo cumplen; sus registros tampoco favorecen el lucimiento interpretativo al tratarse de estereotipos dentro del cine negro. Sean Penn es el más entonado del elenco, en parte porque encarna al villano.

Lo mejor: la ambientación de los años 40.

Lo peor: la falta de garra del conjunto.

Puntuación: 5/10.

‘Drive’

El ‘thriller’ del año y una futura película de culto. ‘Drive’ es una de las obras que mayor repercusión han tenido entre la crítica a raíz de su rutilante paso por Cannes, efecto refrendado con diversas nominaciones en la temporada de premios. Pertenece a un género que le priva de obtener galardones importantes (al margen de candidaturas aisladas, como la del secundario Albert Brooks, que salvo sorpresa estará en los Óscar); una lástima si se tiene en cuenta que, ante todo, se trata de una pieza de autor. El filme, que pudo verse en los festivales de San Sebastián y Sitges, muestra una vez más el talento interpretativo de Ryan Gosling y lo confirma como uno de los actores jóvenes a seguir.

“Durante cinco minutos soy tuyo, pase lo que pase. No miro lo que haces y tampoco llevo pistola, solo conduzco”. Esa es una de las frases que definen al protagonista de ‘Drive’, un joven de pocas palabras experto en la conducción. Por la mañana trabaja en un taller, empleo que compatibiliza con su cargo de especialista en el rodaje de películas. Sin embargo, por las noches suele participar en robos, en los que únicamente se dedica a trasladar a los ladrones a cambio de una comisión. Un empresario de dudosa reputación accede a patrocinarle para que dé el salto como piloto en circuitos profesionales. De forma paralela, empieza a hablar con su vecina (Carey Mulligan), de forma que pronto se siente unido a ella y su hijo. Cuando el marido de esta sale de la cárcel, enseguida se mete en problemas, y el conductor no duda en ayudarle. Lo malo es que, a partir de ahí, el protagonista será un objetivo de la mafia.

El danés Nicolas Winding Refn, responsable de ‘Valhalla rising’ o la también inédita trilogía ‘Pusher’, debuta en Hollywood adaptando una novela de James Sallis, para lo que se inspira en los ‘thrillers’ de los 60 y 70 y sus héroes solitarios. Lo hace con estilo y personalidad, apoyado en una espléndida fotografía y una hipnótica banda sonora. Tiene escenas para el recuerdo (atención a las del motel y el ascensor). El reparto, con Gosling a la cabeza, es brillante. Muy recomendable (sobre todo en versión original).

Lo mejor: su estilo, la fotografía y el reparto.

Lo peor: que alguien piense que es lenta.

Puntuación: 8/10

Ryan Gosling

Uno de los actores de 2011 ha sido, sin duda, Ryan Gosling. ‘Los idus de marzo’ y, sobre todo, ‘Drive’ lo han convertido en uno de los intérpretes del momento. El estreno de la segunda película, un ‘thriller’ notable en la mejor tradición del género (y con vocación de pieza de culto), justifica el repaso a su filmografía, plagada de títulos interesantes.

El actor, de 31 años, acapara nominaciones y alabanzas de la crítica, tendencia que va paralela al aumento de su fama. Sigue sin ser una de esas estrellas reconocibles por el público mayoritario, si bien su nombre empieza a sonar gracias a una correcta elección de sus proyectos. Gosling se ha movido en los parámetros del cine independiente, o al menos en producciones centradas en la historia y los personajes.

Gosling cierra el año con dos candidaturas al Globo de Oro por ‘Los idus de marzo’ y ‘Crazy, Stupid, Love’, en las categorías de drama y comedia, respectivamente. Ya sabe lo que supone optar al Óscar: obtuvo una nominación por ‘Half Nelson’, en la que daba vida a un profesor de instituto con problemas de drogas. Se ha especializado en personajes solitarios o en conflicto interior, como ha demostrado en ‘Drive’, ‘El creyente’,  ‘Tránsito’ o ‘Lars y una chica de verdad’. Unos papeles que le confirman como uno de los mejores actores de su generación.

Filmografía (selección): ‘Drive’, ‘Los idus de marzo’, ‘Blue Valentine’, ‘Crazy, Stupid, Love’, ‘Fracture’, ‘Half Nelson’, ‘Lars y una chica de verdad’, ‘El diario de Noa’, ‘El mundo de Leland’, ‘El diario de Noa’, ‘Asesinato 1,2,3’.