Archivo de la etiqueta: Gary Oldman

‘El amanecer del planeta de los simios’: un líder para un nuevo mundo

‘El origen del planeta de los simios’ borró el recelo que genera por defecto cualquier nueva versión y, en virtud de su equilibrio entre drama y espectáculo, demostró que estas pueden tener valor cinematográfico. El entretenimiento de la ‘precuela’ no rivaliza con el estatus de clásico de la ciencia ficción del filme original de 1968. Su continuación, ‘El amanecer del planeta de los simios’ (octava película del imaginario), responde a lo que se espera de una buena secuela y amplía la historia en torno al ya icónico César, cuyo fascinante retrato constituye el principal elemento de interés de la renacida saga. La propuesta expone de forma atractiva una trama sencilla que refleja las dos formas de afrontar un conflicto: mediante la conciliación o la guerra. Más estimulante resulta el detalle de que la inteligencia y la humanización de los simios llevan aparejado el carácter dual de su comportamiento.

César (Andy Serkis), en 'El amanecer del planeta de los simios' (FOX)
César (Andy Serkis), en ‘El amanecer del planeta de los simios’ (FOX)

En un contexto apocalíptico, el prólogo resume el final de la anterior entrega y recuerda que el virus creado en un laboratorio y que potenciaba el intelecto de los simios era mortal para los hombres. Años después de la pandemia, el relato vuelve a acontecer en el área de San Francisco. Una cacería en el bosque sirve para introducir al espectador en el funcionamiento tribal de la sociedad simia, donde se ha extendido el lenguaje de signos. Encabezados por César, los animales buscan la prosperidad y asegurar el futuro, objetivo común al de los supervivientes humanos. Sin apenas fuentes de energía, su colonia necesita arreglar una presa que se encuentra en el territorio de los simios.

César y el humano Malcolm, con un vínculo de desarrollo dramático similar al que establecieron el simio y el científico Will Rodman (James Franco) en la primera parte, representan la vía del entendimiento entre especies. No obstante, en ambos bandos surgen la desconfianza y el miedo al otro. Ciertos clichés del guión evidencian que, al margen de la presencia de los simios, el filme no reviste novedad en sus planteamientos, aspecto compensado por la intensidad de algunos momentos emotivos y simbólicos y por su brillantez visual.

Cartel español de 'El amanecer del planeta de los simios' (FOX)
Cartel español de ‘El amanecer del planeta de los simios’ (FOX)

El realismo y el nivel de detalle en el diseño de los simios facilitan la implicación del público (unos CGI mediocres pueden provocar el efecto contrario). El despliegue en el apartado técnico y el apropiado tono que aporta el director Matt Reeves explican la tensión que generan los encuentros con los humanos y la vistosidad de las secuencias de acción. No resulta ridículo ver a unos simios montados a caballo y con armas de fuego, hecho que denota el grado de acierto de la producción.

Al frente de los créditos figura Andy Serkis, actor especializado en captura de movimiento, ámbito que definirá el futuro del cine. En apariencia su trabajo es ‘invisible’, pero su expresividad favorece la fuerza emocional y el carisma que convierten a César en un líder. En este punto hay que citar también a Toby Kebbel (el simio Koba, importante en la historia). El resto del reparto, en el que destacan el ascendente Jason Clarke y Gary Oldman, asume que la atención se centra en los simios, con retratos mejor perfilados.

Lo mejor: César y la brillantez de unos efectos visuales determinados por la captura de movimiento.

Lo peor: la sencillez de la trama y, en el fondo, la ausencia de novedad al margen de la existencia de simios evolucionados.

Puntuación: 7/10.

‘El topo’

‘El jardinero fiel’, ‘El sastre de Panamá’ o ‘La casa Rusia’  son películas inspiradas en el universo del espionaje relatado en las novelas de John le Carré; lista a la que se suma ‘El topo’, filme que supone el debut de Tomas Alfredson en proyectos de más peso internacional después de brillar con ‘Déjame entrar’. El director sueco se rodea de un gran reparto (encabezado por Gary Oldman, alejado de sus habituales histrionismos) para desarrollar una de esas obras que, por la complejidad de la historia, exigen mucho al espectador, quien si responde obtendrá una experiencia cinéfila de primera.

La acción tiene lugar en los años 70, en plena Guerra Fría, cuando la contienda no acontecía en las trincheras, sino en el seno de los propios gobiernos. Los servicios secretos británicos descubren que en la cúpula de su organización hay una ‘manzana podrida’, un hombre que otorga información clasificada a sus homólogos rusos. El encargado de identificar al traidor será George Smiley (Oldman), un espía relegado de su cargo después de que asesinaran a uno de sus agentes en Europa del Este.

‘El topo’ presenta un mosaico de personajes y tramas que obligan al público a extremar su atención, incluso en los pequeños detalles. Lo que podría haberse convertido en un puzle incompleto o un galimatías se transforma en una apasionante películas de espías. Un prodigio narrativo gracias al guión y una dirección sobria y elegante (Alfredson recrea una atmósfera densa y opresiva). Por si fuera poco, los actores (desde Oldman hasta los secundarios, como Colin Firth, Toby Jones, Tom Hardy o John Hurt) demuestran su talento. Buen cine.

Lo mejor: el guión, la atmósfera y el reparto.

Lo peor: que cierto sector del público la considere lenta y/o aburrida.

Puntuación: 8/10