Archivo de la etiqueta: Found footage

‘Emergo’

La moda del ‘found footage’ (material encontrado), cuyos ejes giran en torno a las cámaras de vídeo y las grabaciones de estética casera para conferir realismo, ha derivado en una explotación de esta fórmula como mecanismo de terror. El hartazgo ante los mismos esquemas ha repercutido negativamente en la recepción de ‘Emergo’, aportación española al subgénero. Presentada en el Festival de Sitges de 2011, llega ahora al mercado del DVD y a las plataformas VOD (soportes en los que se comercializó en Estados Unidos bajo el título de ‘Apartment 143’) tras un estreno simbólico en salas. ‘Emergo’ reincide en lo ya visto, pero sería injusto catalogarla por defecto como una copia de ‘Paranormal Activity’ y similares. Más honesta que la tramposa franquicia de fenómenos extraños, la película de Carles Torrens, apadrinado en su debut por Rodrigo Cortés (aquí guionista y productor), cumple e inquieta dentro de su modestia. No merecería pasar desapercibida.

Fotograma de 'Emergo', filme de Carles Torrens
Fotograma de ‘Emergo’, filme de Carles Torrens

Un equipo de investigadores acude a un piso donde supuestamente ocurren fenómenos paranormales. Allí vive un hombre viudo y en paro junto a sus hijos, un niño y una adolescente resentida con su progenitor. La familia empezó a detectar sucesos extraños en su anterior domicilio a raíz de la muerte de la madre, unos hechos que se repiten a pesar del cambio de casa. La aparición de los científicos intensificará los problemas.

Rodada en inglés con vistas a las ventas internacionales, ‘Emergo’ se esfuerza por narrar un relato de terror con toques de drama familiar (en el ambiente flotan el dolor, la culpa y los reproches) y un cierto enfoque científico, representado en los investigadores y su reticencia a aceptar lo paranormal. El filme tiene más alma que otros productos ‘found footage’ y denota que sus creadores conocen en profundidad los resortes de las historias de fantasmas (la conversación en la cocina entre el padre y el jefe de los investigadores resulta esclarecedora). Por algunos apuntes, se nota que Rodrigo Cortés escribió el guión de ‘Emergo’ en el proceso de desarrollo de ‘Luces rojas’.

Cartel de 'Emergo'
Cartel de ‘Emergo’

El largometraje, que juega con la ambigüedad aunque deje pistas, dosifica la información al espectador para acentuar la tensión, efecto conseguido en la escena de los ‘flashes’ y la sesión de espiritismo. Lástima que culmine en un desenlace poco satisfactorio. Los actores, desconocidos (en el reparto figura Gia, la hija de Joe Mantegna), realizan actuaciones convincentes. ‘Emergo’ destaca por su efectividad en el apartado técnico, incluye momentos de inventiva visual y apuesta por una fotografía que varía según el tipo de cámara que utilizan los personajes.

Lo mejor: su honestidad, el conocimiento del subgénero por parte de sus creadores y el enfoque dramático y científico.

Lo peor: que se pueda confundir con otra ‘Paranormal Activity’.

Puntuación: 6/10

‘Paranormal activity 4’

‘El proyecto de la bruja de Blair’ creó escuela al apostar por la visión subjetiva y el tono realista, cercano al documental, como forma de terror. Casi una década después, ‘Paranormal activity’ recuperó la fórmula y volvió a poner de moda el subgénero del ‘found footage’ (material encontrado). Con un presupuesto irrisorio, la película de Oren Peli sorprendió al público al centrar su trama en grabaciones caseras que mostraban fenómenos extraños. Una premisa propicia para jugar con la sugestión y el miedo al fuera de campo que sin embargo se desinflaba (salvo sustos puntuales) por las deficiencias de la historia. No obstante, su repercusión en taquilla favoreció la creación de una saga concebida para su exhibición en el marco de Halloween, como ocurrió en su día con ‘Saw’. ‘Paranormal Activity 4’, la última  entrega en pasar por las salas (la quinta, ya confirmada, llegará en 2013), aglutina los peores defectos del cine de terror comercial y marca el punto más bajo de una franquicia que ha perdido su capacidad de sorpresa.

Fotograma de 'Paranormal activity 4'
Fotograma de ‘Paranormal activity 4’

Si la segunda y la tercera parte funcionaban a modo de ‘precuelas’, ‘Paranormal activity 4’ rompe la dinámica al mostrar los sucesos que afectan a otra familia años después. No obstante, como el espectador descubrirá, los hechos están relacionados con Katie (la protagonista original), de ahí que al comienzo de la narración se recuerde el desenlace de la primera secuela. El punto de partida evidencia que se trata de un producto destinado a fans de la saga o a quienes al menos conocen la trama de fondo. Aquí el peso de la historia recae en una adolescente convencida de que en su vivienda hay presencias extrañas.

Durante 50 minutos reina el tedio en pantalla, con interminables planos fijos y sustos risibles apoyados en los efectos de sonido, lo que se suma al peculiar comportamiento de un niño, vecino del personaje principal. El filme carece de la inventiva visual de la que hacía gala la tercera entrega (la más aceptable), y eso que cuenta con los directores de aquella, Henry Joost y Ariel Schulman. Como novedad se emplea el recurso de la cámara de una conocida consola, una burda excusa para promocionar la marca. La deficiencia de la propuesta queda patente en los agujeros del guión y en unas situaciones que buscan homenajear torpemente a clásicos como ‘El exorcista’, ‘El resplandor’ o ‘Al final de la escalera’. Palabras mayores para un largometraje que, en lo que a ritmo se refiere, remonta en un clímax que recuerda demasiado a ‘El proyecto de la bruja de Blair’.

‘Paranormal activity 4’ es una producción pobre y tramposa que refleja el estado de Hollywood. Los seguidores pueden esperar al final de los títulos de crédito, ya que verán una escena que da pistas sobre el camino que tomarán futuras entregas.

Lo mejor: el tramo final, con sus limitaciones.

Lo peor: su burda maniobra publicitaria y lo tramposo del conjunto.

Puntuación: 3/10.