Archivo de la etiqueta: Ethan Hawke

‘Boyhood’: el triste y hermoso paso del tiempo


Richard Linklater, ejemplo de cineasta de alma independiente, ya mostró su inquietud por retratar cómo el inexorable paso del tiempo modula la perspectiva de las personas en la trilogía iniciada con ‘Antes de amanecer’. En un ejercicio de realismo cinematográfico, Linklater expone en ‘Boyhood. Momentos de una vida’ el tránsito de la infancia a la juventud mediante una historia que abarca 12 años en la vida del protagonista (Mason). Ese periodo se corresponde con el tiempo de rodaje de la película, aspecto que, determinado por la continuidad del equipo artístico en todo el proceso, evidencia a su vez el gusto del autor por la experimentación. El planteamiento formal apasiona por defecto al aficionado, que se encuentra ante uno de los títulos de 2014. Con la sencillez del cine verdadero, la obra refleja la vida misma y cómo esta se transforma a lo largo de una década, discurso que implica al espectador al aludir a circunstancias inherentes a su realidad.

Lorelei Linklater, Ethan Hawke y Ellar Coltrane, en 'Boyhood' (Universal)
Lorelei Linklater, Ethan Hawke y Ellar Coltrane, en ‘Boyhood’ (Universal)

La narración modélica y la coherencia del conjunto explican que las transiciones, relativas a las distintas etapas en la vida de Mason, se integren de forma natural en el relato sin que disminuya el interés. Con la habilidad de los directores ‘invisibles’, Linklater deja que la historia fluya y que solo hablen los personajes. La infancia de Mason revela que la actitud y las decisiones de los padres, en ocasiones erróneas, condicionan la realidad de los niños a través de separaciones, tutelas en fines de semana, nuevas parejas o mudanzas. Conforme transcurren los años, Mason y su hermana adquieren mayor autonomía y reflexionan sobre las preocupaciones propias de su edad mientras toman conciencia del futuro.

Cartel español de 'Boyhood. Momentos de una vida'
Cartel español de ‘Boyhood. Momentos de una vida’

Los detalles políticos, justificados por el activismo del padre y centrados en la invasión de Irak o en las figuras de George Bush Jr. y de Barack Obama, sirven de contexto histórico al igual que las referencias a las películas populares de cada momento. La principal virtud del desarrollo reside en su tono equilibrado y en la ausencia de tópicos: ‘Boyhood’ explora temas reconocibles, si bien el guión no los adultera por medio del énfasis o de los excesos trágicos, de manera que los hechos simplemente ocurren. El tramo final condensa la belleza de la propuesta en la reacción de la madre cuando Mason, su hijo pequeño, abandona el hogar y en una última escena que reformula la filosofía del ‘carpe diem’. Los momentos nos envuelven.

La evolución de los personajes se suma a los cambios físicos de los intérpretes, acentuados en los casos de Ellar Coltrane y de Lorelei Linklater, hija del director. Ethan Hawke, colaborador habitual de Linklater, y Patricia Arquette aportan su solvencia para interpretar a los padres.

Lo mejor: la sencillez y la belleza del planteamiento y del discurso, así como el propio desarrollo del relato.

Lo peor: el relato fluye, aunque la duración (165 minutos) resulta excesiva.

Puntuación: 9/10.

‘Los amos de Brooklyn’

Pasó de forma fugaz por la cartelera, cuya llegada a la misma se demoró en varias ocasiones por cambios en la fecha de estreno. Una pena si se tiene en cuenta que ‘Los amos de Brooklyn’ es un ‘thriller’ clásico, en el sentido de que apuesta más por el retrato de los personajes que por el simple encadenado de escenas de acción. El director Antoine Fuqua regresa a sus orígenes, ya que la película evoca a su obra más conocida, ‘Training Day’. Una señal de que busca recuperar su sitio en la industria de Hollywood.

El filme narra tres historias paralelas en el ámbito policial y criminal de Nueva York. Eddie (Richard Gere) está a punto de jubilarse. Vive sus últimos días como policía entre los comentarios y las burlas de sus compañeros por su alcoholismo y problemas de faldas. Mientras, Tango (Don Cheadle) se ha infiltrado en una banda de narcotraficantes y para ascender a detective tendrá que traicionar a un mafioso (Wesley Snipes) que le salvó la vida. Y Sal (Ethan Hawke) es un agente que, por necesidades económicas (no puede hacer frente a los gastos de una familia numerosa), se dejará corromper.

‘Los amos de Brooklyn’ se toma su tiempo en presentar a los protagonistas, bien descritos pero no desarrollados del todo. El largometraje, que no sortea ciertos lugares comunes, refleja el lado sórdido de la sociedad estadounidense y los dilemas morales de personas al límite. De ritmo pausado, mantiene el interés, aunque falla por un tono solemne que no encaja en el conjunto. En líneas generales, un filme policíaco interesante. Merece la pena rescatarlo en DVD.

Lo mejor: el clímax final.

Lo peor: cierta grandilocuencia.

Puntuación: 6/10