Archivo de la etiqueta: Cine de terror

‘El pacto’

La joven Caity Lotz protagoniza 'El pacto', de Nicholas McCarthy
La joven Caity Lotz protagoniza ‘El pacto’, de Nicholas McCarthy

La amplia variedad, temática y estilística, de propuestas de cine de terror y fantástico no se refleja en las películas que suelen llegar a la cartelera, apenas una porción de lo que se desarrolla en el marco del género. Los festivales especializados, el mercado doméstico y las plataformas de vídeo bajo demanda mitigan en parte la sensación de orfandad a la que se ve abocado el aficionado. Al seguidor del género le agradará ‘El pacto’ (no confundir con la producción con Nicolas Cage del mismo título), película proyectada en Sitges y Sundance que por suerte procura añadir alicientes a la habitual historia de presencias extrañas. El filme del debutante Nicholas McCarthy, quien se inspira en uno de sus cortometrajes, tiene ciertos detalles de puesta en escena que revelan su esfuerzo por huir de la rutina en la que caen no pocos productos. Una pequeña sorpresa que además luce con orgullo su etiqueta de serie B.

Annie guarda un mal recuerdo de su infancia por culpa del trato que le daba su madre, de ahí que, cuando esta fallece, no quiera regresar a casa con motivo del funeral. No obstante, las extrañas desapariciones de su hermana y su prima en aquella vivienda llevarán a Annie a descubrir el horror que escondía su madre.

Carátula de la edición en DVD de 'El pacto'
Carátula de la edición en DVD de ‘El pacto’

‘El pacto’ utiliza de forma inteligente sus escasos recursos para crear una atmósfera por momentos angustiosa y claustrofóbica, plasmada en el estrecho pasillo de la casa o el armario donde la madre encerraba a las niñas. McCarthy, también guionista, realiza una hábil, aunque no del todo satisfactoria, mezcla de géneros (no es lo que parece). La investigación de Annie provoca que afloren las convenciones y que los trucos de la historia queden expuestos, si bien ‘El pacto’ mantiene el interés.

En el reparto, encabezado por Caity Lotz, una acertada protagonista, llama la atención la fugaz presencia de Casper Van Dien, perdido desde hace años en el agujero de la serie Z.

Lo mejor: la atmósfera angustiosa que consigue en determinados momentos.

Lo peor: ciertos trucos y elementos funcionales del guión.

Puntuación: 6/10.

‘Emergo’

La moda del ‘found footage’ (material encontrado), cuyos ejes giran en torno a las cámaras de vídeo y las grabaciones de estética casera para conferir realismo, ha derivado en una explotación de esta fórmula como mecanismo de terror. El hartazgo ante los mismos esquemas ha repercutido negativamente en la recepción de ‘Emergo’, aportación española al subgénero. Presentada en el Festival de Sitges de 2011, llega ahora al mercado del DVD y a las plataformas VOD (soportes en los que se comercializó en Estados Unidos bajo el título de ‘Apartment 143’) tras un estreno simbólico en salas. ‘Emergo’ reincide en lo ya visto, pero sería injusto catalogarla por defecto como una copia de ‘Paranormal Activity’ y similares. Más honesta que la tramposa franquicia de fenómenos extraños, la película de Carles Torrens, apadrinado en su debut por Rodrigo Cortés (aquí guionista y productor), cumple e inquieta dentro de su modestia. No merecería pasar desapercibida.

Fotograma de 'Emergo', filme de Carles Torrens
Fotograma de ‘Emergo’, filme de Carles Torrens

Un equipo de investigadores acude a un piso donde supuestamente ocurren fenómenos paranormales. Allí vive un hombre viudo y en paro junto a sus hijos, un niño y una adolescente resentida con su progenitor. La familia empezó a detectar sucesos extraños en su anterior domicilio a raíz de la muerte de la madre, unos hechos que se repiten a pesar del cambio de casa. La aparición de los científicos intensificará los problemas.

Rodada en inglés con vistas a las ventas internacionales, ‘Emergo’ se esfuerza por narrar un relato de terror con toques de drama familiar (en el ambiente flotan el dolor, la culpa y los reproches) y un cierto enfoque científico, representado en los investigadores y su reticencia a aceptar lo paranormal. El filme tiene más alma que otros productos ‘found footage’ y denota que sus creadores conocen en profundidad los resortes de las historias de fantasmas (la conversación en la cocina entre el padre y el jefe de los investigadores resulta esclarecedora). Por algunos apuntes, se nota que Rodrigo Cortés escribió el guión de ‘Emergo’ en el proceso de desarrollo de ‘Luces rojas’.

Cartel de 'Emergo'
Cartel de ‘Emergo’

El largometraje, que juega con la ambigüedad aunque deje pistas, dosifica la información al espectador para acentuar la tensión, efecto conseguido en la escena de los ‘flashes’ y la sesión de espiritismo. Lástima que culmine en un desenlace poco satisfactorio. Los actores, desconocidos (en el reparto figura Gia, la hija de Joe Mantegna), realizan actuaciones convincentes. ‘Emergo’ destaca por su efectividad en el apartado técnico, incluye momentos de inventiva visual y apuesta por una fotografía que varía según el tipo de cámara que utilizan los personajes.

Lo mejor: su honestidad, el conocimiento del subgénero por parte de sus creadores y el enfoque dramático y científico.

Lo peor: que se pueda confundir con otra ‘Paranormal Activity’.

Puntuación: 6/10

‘Babysitter wanted’

Sarah Thompson, en 'Babysitter wanted'
Sarah Thompson, en ‘Babysitter wanted’

Los prejuicios envuelven al cine de terror, y a menudo con razón debido a la explotación de fórmulas gastadas o la desvergüenza de determinados productos. Esta situación explica las generalizaciones (negativas) en torno al género y que el aficionado deba afinar su búsqueda para hallar propuestas interesantes, como ‘Babysitter wanted’, película de 2008 rescatada en España gracias al Vídeo On Demand (VOD). Un pequeño filme con aroma ‘ochentero’ (reflejado en la fotografía sucia) y detalles que disfrutará el fan del horror (referencias y arrebatos ‘gore’) que destaca por su tono malévolo. Resulta tramposo, sí, pero entretiene.

Una joven criada en un entorno cerrado y religioso comienza su andadura en la universidad y busca un trabajo a tiempo parcial para poder mantenerse. Mientras se adapta a una nueva realidad que le atemoriza, siente que alguien la observa y permanece al acecho. Sus sospechas se confirmarán cuando acuda a una granja para hacer de canguro y cuidar a un niño.

Uno de los carteles de 'Babysitter wanted'
Uno de los carteles de ‘Babysitter wanted’

‘Babysitter wanted’, dirigida por Jonas Barnes (también guionista) y Michael Manasseri (al que algunos recordarán como el protagonista de la serie de los 90 ‘Una chica explosiva’), juega con las formas del terror y atesora elementos que denotan cariño por el género y el esfuerzo por relatar una historia. Avanzado el metraje, la trama experimenta un giro radical (y delirante) que apreciarán los aficionados. Entonces el largometraje se excede en el ‘gore’ (cabe advertir de una desagradable escena al más puro estilo matarife) y pierde fuerza en un tramo final que sucumbe a las convenciones que antes había afrontado con soltura.

El protagonismo recae en Sarah Thompson, quien cumple en un papel diseñado para sufrir. En el reparto figuran Matt Dallas (de ‘Kyle XY’), Bruce Thomas, con un notable parecido físico con el gran Bruce Campbell, y Bill Moseley, un habitual de la serie B.

Lo mejor: su tono malévolo y el estilo de terror ‘ochentero’.

Lo peor: las convenciones del desenlace.

Puntuación: 6/10.

‘El callejón’

Ana de Armas, en un fotograma de 'El callejón'
Ana de Armas, en un fotograma de ‘El callejón’

Las propuestas de terror y fantástico suelen despertar prejuicios, un recelo que se acentúa si son españolas, aunque paradójicamente en la industria nacional haya una tradición por el cine de género (el denominado ‘fantaterror’) que en los últimos años empieza a revitalizarse. En este contexto llega ‘El callejón’, producción hispanocolombiana que supone el debut en la dirección de largos de Antonio Trashorras, crítico de cine que atesora experiencia como guionista (‘El espinazo del diablo’, ‘Agnosia’). Presentada en el Festival de Sitges de 2011, se ha lanzado de forma simultánea en cines y en una plataforma de Video On Demand (VOD). ‘El callejón’ es la estimulante, y desigual, obra de un apasionado del ‘giallo’, el ‘thriller’ y el horror con la que simpatizarán aficionados y espectadores cómplices. Un filme pequeño, con potencial de título de culto y vocación de pieza incomprendida.

Al terminar su jornada de trabajo, Rosa (Ana de Armas) acude de noche a una lavandería para limpiar la ropa que lucirá en una audición. La ilusión ante la prueba se transformará en pesadilla cuando entre al local, solitario y sórdido, un hombre con malas intenciones. A partir de esa simple premisa, Trashorras articula una historia que, plagada de referencias y homenajes, denota un profundo conocimiento de los resortes del género. El director y guionista acierta con el estilo narrativo y emplea elecciones estilísticas como la pantalla partida para avanzar el relato o mostrar los hechos desde otra perspectiva, además de ‘flashbacks’.

Cartel internacional de 'El callejón'
Cartel internacional de ‘El callejón’

‘El callejón’ mejora cuanto más alocada se vuelve. Atención a la deriva fantástica del tramo final, donde Trashorras da rienda suelta a sus filias (guiños a Dario Argento incluidos). En el lado contrario, la película peca de irregular y tarda en arrancar, ya que los diálogos previos a la llegada a la lavandería (las conversaciones con la compañera de trabajo y la hermana; la ruptura telefónica con su novio) no interesan. Hay que advertir que incluye licencias y giros que no serán del agrado de todos los espectadores.

Ya desde los ‘sesenteros’ títulos de crédito, los seguidores de Ana de Armas se deleitarán con la actuación de la actriz, entregada para la causa en un registro que recuerda al de las ‘scream queens’ del terror. La intérprete lleva sin problema el peso de la trama.

Lo mejor: su sentido de la narración, su condición de tributo al terror y el fantástico y la entrega de Ana de Armas.

Lo peor: los diálogos insustanciales del comienzo.

Puntuación: 6,5/10.

‘Mamá’

El mundo del cortometraje es una plataforma para desembarcar en el largo, y en ocasiones los temas abordados suponen la base de futuras historias en la gran pantalla. Así lo ejemplifica ‘Mamá’, producción hispano-canadiense que tiene como punto de partida el corto homónimo de los hermanos Andy y Bárbara Muschietti, hasta ahora creativos publicitarios, quienes para la adaptación han contado con el padrinazgo de Guillermo del Toro. Un cuento tenebroso relativo al amor maternofilial que está en sintonía con las fábulas de corte fantástico del cineasta mexicano. ‘Mamá’ produce escalofríos y algún sobresalto, virtudes sustentadas en su brillante atmósfera y que prevalecen sobre las limitaciones en su desarrollo.

Jessica Chastain, en 'Mamá'
Jessica Chastain, en ‘Mamá’

Un crimen en el seno de la familia provoca que las pequeñas Victoria y Lilly desaparezcan en un bosque. Cinco años después, encuentran a las niñas, completamente asilvestradas, y tras los análisis médicos permiten que residan junto a su tío Lucas y su novia Annabel (Nikolaj Coster-Waldau y Jessica Chastain). La adaptación no resultará sencilla, sobre todo porque también acude a la casa una presencia fantasmal que considera que las menores le pertenecen, y no dejará que cambie esa situación.

Cartel español de 'Mamá'
Cartel español de ‘Mamá’

‘Mamá’, dirigida por el argentino Andy Muschietti (su hermana Bárbara le respalda en el guión y la producción), juega de forma acertada con elementos reconocibles por los aficionados al género. La narración va encaminada al progresivo aumento de la tensión, de ahí que en un principio sugiera lo que ven (o no) los personajes y luego muestre el terror y descubra sus cartas. Hay detalles de la puesta en escena en los que se intuye una cierta vocación de estilo, un valor añadido para la atmósfera. Destaca el magistral (e inquietante) plano fijo donde, por un lado, se ve a Annabel en el pasillo mientras, en la habitación, Victoria y Lilly juegan con ‘algo’ que se mueve en el techo. También brillan las revelaciones oníricas.

En el lado contrario, ‘Mamá’ abusa de los sustos sonoros, un mal endémico del terror, y se guía por una estructura agrietada debido a las convenciones y las inverosimilitudes internas. El filme languidece y pierde fuerza al alargar la resolución del conflicto en un clímax descafeinado. No obstante, ‘Mamá’ atesora ingenio al contraponer un personaje que carece de instinto maternal (Annabel) con una figura fantasmal celosa y que no quiere perder el cariño de sus ‘hijas’.

Llama la atención la presencia de Jessica Chastain, una de las actrices del momento en Hollywood, en una caracterización alejada de lo que acostumbra (cuesta reconocerla con ese ‘look’ roquero) y con la que demuestra su versatilidad. Asimismo, es justo mencionar el buen trabajo de las niñas, Megan Charpentier e Isabelle Nélisse.

Lo mejor: la atmósfera, detalles de la puesta en escena y la actuación de las niñas.

Lo peor: algunas grietas en la estructura y el alargamiento del clímax final.

Puntuación: 6,5/10

‘Paranormal activity 4’

‘El proyecto de la bruja de Blair’ creó escuela al apostar por la visión subjetiva y el tono realista, cercano al documental, como forma de terror. Casi una década después, ‘Paranormal activity’ recuperó la fórmula y volvió a poner de moda el subgénero del ‘found footage’ (material encontrado). Con un presupuesto irrisorio, la película de Oren Peli sorprendió al público al centrar su trama en grabaciones caseras que mostraban fenómenos extraños. Una premisa propicia para jugar con la sugestión y el miedo al fuera de campo que sin embargo se desinflaba (salvo sustos puntuales) por las deficiencias de la historia. No obstante, su repercusión en taquilla favoreció la creación de una saga concebida para su exhibición en el marco de Halloween, como ocurrió en su día con ‘Saw’. ‘Paranormal Activity 4’, la última  entrega en pasar por las salas (la quinta, ya confirmada, llegará en 2013), aglutina los peores defectos del cine de terror comercial y marca el punto más bajo de una franquicia que ha perdido su capacidad de sorpresa.

Fotograma de 'Paranormal activity 4'
Fotograma de ‘Paranormal activity 4’

Si la segunda y la tercera parte funcionaban a modo de ‘precuelas’, ‘Paranormal activity 4’ rompe la dinámica al mostrar los sucesos que afectan a otra familia años después. No obstante, como el espectador descubrirá, los hechos están relacionados con Katie (la protagonista original), de ahí que al comienzo de la narración se recuerde el desenlace de la primera secuela. El punto de partida evidencia que se trata de un producto destinado a fans de la saga o a quienes al menos conocen la trama de fondo. Aquí el peso de la historia recae en una adolescente convencida de que en su vivienda hay presencias extrañas.

Durante 50 minutos reina el tedio en pantalla, con interminables planos fijos y sustos risibles apoyados en los efectos de sonido, lo que se suma al peculiar comportamiento de un niño, vecino del personaje principal. El filme carece de la inventiva visual de la que hacía gala la tercera entrega (la más aceptable), y eso que cuenta con los directores de aquella, Henry Joost y Ariel Schulman. Como novedad se emplea el recurso de la cámara de una conocida consola, una burda excusa para promocionar la marca. La deficiencia de la propuesta queda patente en los agujeros del guión y en unas situaciones que buscan homenajear torpemente a clásicos como ‘El exorcista’, ‘El resplandor’ o ‘Al final de la escalera’. Palabras mayores para un largometraje que, en lo que a ritmo se refiere, remonta en un clímax que recuerda demasiado a ‘El proyecto de la bruja de Blair’.

‘Paranormal activity 4’ es una producción pobre y tramposa que refleja el estado de Hollywood. Los seguidores pueden esperar al final de los títulos de crédito, ya que verán una escena que da pistas sobre el camino que tomarán futuras entregas.

Lo mejor: el tramo final, con sus limitaciones.

Lo peor: su burda maniobra publicitaria y lo tramposo del conjunto.

Puntuación: 3/10.

‘Encerrada’

En la última década, John Carpenter apenas se ha puesto detrás de las cámaras. Su contribución a la serie ‘Masters of horror’ (de la que merece la pena rescatar ‘El fin del mundo en 35 mm.’, la joya que dirigió en 2005) queda lejana en el tiempo, y más ‘Fantasmas de Marte’. De ahí la expectación que despertó el rodaje de ‘The ward’, el regreso del maestro. Dos años después de su realización, por fin llega a España el largometraje, y lo hace en el ámbito doméstico y con el título de ‘Encerrada’. Una propuesta de terror que no deja de ser un producto menor, si bien Carpenter muestra su pericia narrativa, y eso ya es motivo de alegría para los aficionados al género.

La trama de ‘Encerrada’ se desarrolla en los años 60. Kristen (Amber Heard) ingresa en un psiquiátrico. No sabe las causas de su internamiento, solo recuerda el incendio de una casa. Allí se somete a una terapia experimental desarrollada por el doctor Stringer (Jared Harris). Desorientada y recelosa de lo que ocurre en el centro, Kristen no acepta su situación y quiere escapar. El problema es que por las noches aparece un fantasma vengativo que aterroriza y asesina a las internas.

Si hubiera caído en otras manos, ‘Encerrada’ sería una película de terror ramplona y, en el mejor de los casos, rutinaria, pero bajo el control de Carpenter se convierte en una serie B resultona. El director oculta las carencias de la historia gracias a una lograda puesta en escena, con la pega de los sustos sonoros (una molesta moda del género) y unos efectos especiales y de maquillaje más flojos de lo que cabría esperar. ‘Encerrada’ entretiene y cuenta con un sorprendente giro final. También es justo destacar la convincente actuación de Amber Heard, una de las nuevas bellezas de Hollywood.

Lo mejor: la dirección de Carpenter.

Lo peor: al margen del clímax final, es una historia predecible.

Puntuación: 6/10.