Archivo de la etiqueta: Blanca Suárez

‘Miel de naranjas’

Las películas de la Guerra Civil y la posguerra constituyen un subgénero propio dentro del cine español. Algo lógico al tratarse de un periodo histórico lleno de sombras que no debe olvidarse y ante el que es necesario reflexionar. Los proyectos de este tipo suelen llevar aparejada cierta carga de polémica, inevitable cuando entra en juego la ideología, y más en un pasado tan espinoso. El problema reside en que a menudo se cae en la parcialidad y el maniqueísmo, elementos que sortea ‘Miel de naranjas’, última obra de Imanol Uribe. El director ofrece un relato de amor, represión y lucha clandestina de notable factura y acertado reparto que sin embargo se ve lastrado por un argumento predecible a pesar de las sorpresas de la trama. Uribe obtuvo el premio a la mejor dirección en el Festival de Málaga, donde se presentó en la sección oficial. El filme también ganó la biznaga de plata al mejor guionista novel (para Remedios Crespo) y una mención especial por la actuación de Ángela Molina, en un papel pequeño pero brillante.

Fotograma de 'Miel de naranjas'La historia se desarrolla en la Andalucía de los años 50, década en la que el régimen franquista continuaba con la brutal represión. Enrique (Iban Garate, actor procedente de la televisión vasca y hasta ahora centrado en producciones rodadas en euskera) realiza el servicio militar en un juzgado y trabaja a las órdenes de don Eladio (Karra Elejalde), hombre con peso en el ejército. Se da la circunstancia de que Eladio es el paternalista tío de Carmen (Blanca Suárez), la novia de Enrique. La impotencia de no poder evitar las injusticias y los fusilamientos indiscriminados afectará al ánimo de Enrique, quien decidirá entrar en acción y formar parte de la resistencia. Un cometido que pondrá su vida en peligro.

Póster Miel de naranjas‘Miel de naranjas’ sobresale por su cuidada ambientación; se nota la solvencia de la producción, en la que está detrás Enrique González Macho, presidente de la Academia (con ‘cameo’ incluido). Uribe evidencia su oficio en cada escena y el reparto (con Elejalde y Carlos Santos a la cabeza) cumple sobradamente en una película tan correcta como poco sorprendente. Hay momentos en los que no emociona.

Lo mejor: la cuidada ambientación y la dirección de Uribe.

Lo peor: pertenece a un subgénero algo desgastado y foco permanente de polémica.

Puntuación: 6/10.

‘The Pelayos’

A pesar de la crisis, que ha afectado al funcionamiento de la industria, el cine español está en expansión creativa, en el sentido de que se aproxima a historias y géneros no tan transitados y con una clara influencia estadounidense. ‘The Pelayos’ es uno de los últimos ejemplos al adaptar el cine ambientado en los casinos al estilo y la picaresca patria. Una película sobre la búsqueda del éxito y la persecución de los sueños a la que se le agradece la apuesta por hacer algo diferente, si bien no termina de cuajar debido a sus altibajos narrativos. El filme, elegido para inaugurar la 15 edición del Festival de Málaga, fue recibido con tibieza por la crítica.

Gonzalo (Lluís Homar) está obsesionado con la idea de hallar un método estadístico que le permita ganar importantes sumas de dinero en los casinos. Por cuestiones de salud (y por estar fichado), vive apartado del mundo del juego, aunque su hijo Iván (Daniel Brühl) ha cultivado esas inquietudes y pretende poner en práctica el sistema en las ruletas. Para ello contará con la ayuda de sus primos y su tío (Miguel Ángel Silvestre, Oriol Vila y Vicente Romero), dispuestos a desbancar el casino dirigido por un hombre al que llaman la Bestia (Eduard Fernández) y con el que Gonzalo tiene cuentas pendientes.

‘The Pelayos’, inspirada en las andaduras en los casinos de la familia García Pelayo, no oculta sus expectativas comerciales, reflejadas por ejemplo en la presencia de Silvestre, el famoso Duque, y Blanca Suárez. Sus personajes (un ligón inocente y descerebrado y una ‘croupier’), en un claro guiño al público adolescente, tienen un romance (como en su vida personal) que ocupa una de las subtramas de la obra. El largometraje se pierde en medio de tantas historias paralelas, con abruptos cambios de estilo y de ritmo. Esa irregularidad es el principal defecto de una cinta cuyo guion carece de la suficiente profundidad como para mantener el interés. Los actores cumplen, aunque en algunos casos están desaprovechados. A pesar de lo mencionado anteriormente, se deja ver.

Lo mejor: su apuesta por realizar un cine comercial diferente en España.

Lo peor: sus problemas de ritmo y la irregularidad.

Puntuación: 6/10.