Archivo de la categoría: Perfil

Ryan Gosling

Uno de los actores de 2011 ha sido, sin duda, Ryan Gosling. ‘Los idus de marzo’ y, sobre todo, ‘Drive’ lo han convertido en uno de los intérpretes del momento. El estreno de la segunda película, un ‘thriller’ notable en la mejor tradición del género (y con vocación de pieza de culto), justifica el repaso a su filmografía, plagada de títulos interesantes.

El actor, de 31 años, acapara nominaciones y alabanzas de la crítica, tendencia que va paralela al aumento de su fama. Sigue sin ser una de esas estrellas reconocibles por el público mayoritario, si bien su nombre empieza a sonar gracias a una correcta elección de sus proyectos. Gosling se ha movido en los parámetros del cine independiente, o al menos en producciones centradas en la historia y los personajes.

Gosling cierra el año con dos candidaturas al Globo de Oro por ‘Los idus de marzo’ y ‘Crazy, Stupid, Love’, en las categorías de drama y comedia, respectivamente. Ya sabe lo que supone optar al Óscar: obtuvo una nominación por ‘Half Nelson’, en la que daba vida a un profesor de instituto con problemas de drogas. Se ha especializado en personajes solitarios o en conflicto interior, como ha demostrado en ‘Drive’, ‘El creyente’,  ‘Tránsito’ o ‘Lars y una chica de verdad’. Unos papeles que le confirman como uno de los mejores actores de su generación.

Filmografía (selección): ‘Drive’, ‘Los idus de marzo’, ‘Blue Valentine’, ‘Crazy, Stupid, Love’, ‘Fracture’, ‘Half Nelson’, ‘Lars y una chica de verdad’, ‘El diario de Noa’, ‘El mundo de Leland’, ‘El diario de Noa’, ‘Asesinato 1,2,3’.

Tom Cruise

Aprovechando la presencia en las salas de ‘Misión imposible. Protocolo fantasma’, este blog estrena la sección ‘Perfiles’, en la que se repasarán las carreras de las principales estrellas del cine. Y qué mejor que comenzar con Tom Cruise, que lleva dos décadas en la cima de Hollywood. Quién lo iba a decir al verle bailar en camisa y en calzoncillos en la ochentera ‘Risky Business’, una época que ha fagocitado a tantos intérpretes.

A punto de cumplir los 50, Cruise se ha convertido en un actor con vocación taquillera, además de ser un icono sexual para el sexo femenino. En cierto modo, es una estrella a la antigua usanza, en el sentido de que prepara cada papel a conciencia y no duda en rodar, sin necesidad de dobles, las secuencias de acción. Ha sido nominado en tres ocasiones a los Óscar (por ‘Nacido el 4 de julio’, ‘Jerry Maguire’ y ‘Magnolia’), si bien el reconocimiento de la crítica se le resiste. El motivo, las excentricidades que protagonizó hace unos años (la imagen de Cruise dando botes en el sofá de Oprah Winfrey dio la vuelta al mundo) y su fe en la cienciología (o lo que es lo mismo, su pertenencia a una secta).

El periodista que escribe estos ‘posts’ no puede olvidar su interpretación en la estupenda ‘Magnolia’ o su colaboración en ‘Tropic Thunder. Una guerra muy perra’. En esta última cuesta reconocerle: aparece calvo, gordo, con mal genio y ganas de bailar. Un ‘cameo’ para recordar.