‘Noé’, un nuevo comienzo


El cine se mueve por modas y ciclos. El renovado interés por las películas de contenido religioso en Estados Unidos, tendencia alusiva a la necesidad de creer en tiempos de incertidumbre, explica que Hollywood haya recuperado la figura de Noé. No obstante, la producción no se corresponde con un proyecto al uso dentro de la temática, ya que su artífice es Darren Aronofsky, director de historias obsesivas guiadas por la fuerza estética y la búsqueda existencial. Aronofsky interpreta el relato bíblico en una propuesta de autor camuflada de superproducción que defraudará a los espectadores que solo busquen el espectáculo apocalíptico del diluvio universal. Condenada a la incomprensión, como lo fue ‘La fuente de la vida’, ‘Noé’ enfrenta los designios del creador a las pulsiones e inquietudes humanas. Aquellos que superen el recelo que pueden provocar las variaciones fantásticas respecto a la narración original del arca (por ejemplo, los gigantes de piedra y los extraños minerales) hallarán un filme imperfecto pero con estimulantes detalles acerca de la condición del hombre.

Russell Crowe protagoniza 'Noé' (Paramount Pictures)
Russell Crowe protagoniza ‘Noé’ (Paramount Pictures)

El largometraje está ambientado en un mundo árido y de nómadas marcado por la persecución de los descendientes de Set por parte de los seguidores de Caín, una manera de reflejar la lucha entre el bien y el mal. El principal atractivo reposa en el (polémico) retrato de Noé, quien avanza con extrema determinación hacia el bien superior encomendado por el creador a través de revelaciones. Su idea de justicia, basada en el castigo que merece el ser humano, incluye también a su familia y a él mismo, aspecto reflejado en la significativa exposición sobre el pecado original. Noé entiende el inminente final como un nuevo comienzo donde el agua servirá para purificar la tierra. Su actitud contrasta con la de su mujer, quien le apoya aunque a la vez representa el apego terrenal y ante todo desea dar un futuro a sus hijos, y con la del villano que se considera un rey y cuya actitud evidencia la vileza y el egocentrismo del hombre.

Cartel español de 'Noé', de Darren Aronofsky (Paramount Pictures)
Cartel español de ‘Noé’, de Darren Aronofsky (Paramount Pictures)

Los momentos de batalla épica (durante el asedio al arca) y de cine de catástrofes complementan una película de vocación trascendente y desarrollada de forma paralela a un cómic del propio Aronofsky y el guionista Ari Handel (editado en España en dos pequeños volúmenes). Los efectos visuales relativos al diluvio convencen, no así los CGI de los animales. ‘Noé’ acierta al no limitarse a la construcción del arca y a la llegada de las bestias y se detiene asimismo en lo que ocurre durante y después del Apocalipsis. La secuencia que muestra el paso de los años mediante los cambios en la orografía del río y la escena que revela el estado casi salvaje de la humanidad, además del conflicto de Noé, son los puntos álgidos de una obra por otro lado irregular y en la que cuesta entrar.

Los personajes, salvo el primogénito de Noé, aportan carga dramática. El esfuerzo de Jennifer Connelly, Emma Watson, que deja atrás su etapa juvenil, y Ray Winstone se suma al convencimiento con el que Russell Crowe afronta su papel. Logan Lerman, el hijo mediano, cumple, si bien su actuación resulta algo postiza. Destaca la colaboración de Anthony Hopkins como Matusalén.

Lo mejor: la valentía de Aronofsky en cuanto al contenido.

Lo peor: la irregularidad de un relato exigente a la hora de entrar en la historia.

Puntuación: 7/10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s