‘Looper’


En 2005, el director Rian Johnson llamó la atención en el panorama ‘indie’ con ‘Brick’, historia con aroma al ‘noir’ clásico ambientada en un instituto. Tras rodar ‘The brothers Bloom’ (inédita en España), Johnson vuelve a manifestar su predilección por el género en ‘Looper’, su proyecto más ambicioso hasta la fecha. Una intriga de cine negro en un envoltorio propio de la ciencia ficción. Asesinatos, choques de identidades y saltos temporales al pasado definen a una película cuya principal virtud reside en su desarrollo narrativo, que funciona con la precisión del reloj que lleva el protagonista, el ascendente Joseph Gordon-Levitt, caracterizado para parecerse a su yo del futuro, el icónico Bruce Willis. Se trata de una notable propuesta, sorprendente por momentos, que atrapa al espectador por su hábil mezcla de referentes.

Los viajes en el tiempo existen en el año 2072 y, dada la dificultad para cometer asesinatos, las mafias envían a sus víctimas casi tres décadas atrás, donde unos sicarios conocidos como ‘loopers’ ejecutan el trabajo y se deshacen de los cadáveres. Los ‘loopers’ deben eliminar a cualquier persona, incluso si su objetivo es su versión del futuro, misión a la que se le denomina ‘cerrar el bucle’. Por conocer su triste destino, los asesinos reciben una compensación económica. Joe (Gordon-Levitt) se meterá en un grave aprieto cuando se le escape él mismo (Bruce Willis).

La atractiva premisa de ‘Looper’ tiene su extensión en una historia bien construida y que sabe dosificar los giros argumentales. Rian Johnson, también guionista, juega con las posibilidades narrativas del contraste entre las dos versiones de Joe y sus distintas motivaciones, así como remarca que el camino elegido y las circunstancias determinan la identidad. El largometraje, de poso fatalista, esboza una sociedad futura despojada de valores y en la que reina la pobreza, contexto que puede interpretarse como la evolución lógica de la época actual de seguir la deriva de la crisis y la desigualdad.

Mediado el metraje, ‘Looper’ se mueve por un terreno inesperado y cambia de tono; entonces se descubre como una película de ciencia ficción que combina espectáculo y hondura dramática. Su condición atípica (un filme de autor escondido en las formas de un producto comercial), y su consiguiente estímulo para el cinéfilo, hacen que en la valoración global se pasen por alto ciertas imperfecciones: varios secundarios funcionales y un descenso de la intensidad al comienzo del tercer acto, aunque repunta al final.

Lo mejor: la fuerza del conjunto, que reposa en su desarrollo narrativo, y lo atípico de la propuesta.

Lo peor: algún pequeño bajón de ritmo en el tercer acto.

Puntuación: 7,5/10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s