‘Los mercenarios 2’


Con el nuevo siglo llegó el declive de las estrellas de acción de los años 80 y 90, representativas de un tipo de cine al borde de la extinción debido a los cambios profundos que sufrió el género y, con ellos, las preferencias de los espectadores. Salvo excepciones, los largometrajes de puñetazos, sudor y frases lapidarias quedaron relegados al mercado del DVD, lo que llevó aparejado un vertiginoso descenso de la calidad de esos productos, en ocasiones cercanos a la serie Z. En un momento en el que Hollywood ha visto en los juegos nostálgicos una estrategia para conectar con el público, Sylvester Stallone impulsó ‘Los mercenarios’, una forma de reivindicar la acción de vieja escuela. Su éxito ha motivado una segunda parte, para la que se ha reclutado a casi todos los tipos duros de antaño. ‘Los mercenarios 2’ está protagonizada por veteranos que deberían estar ya en el museo (broma que se menciona en el filme), sí, pero funciona como entretenimiento. Se trata de una película de palomitas para los treintañeros que crecieron con Stallone, Arnold Schwarzenegger, Jean-Claude Van Damme y compañía, quienes aplauden y se ríen con los guiños cómplices de una obra a caballo entre el homenaje y la parodia consciente. A su vez, ‘Los mercenarios 2’ es la respuesta díscola a Hollywood, en fase de atontamiento y mojigatería por culpa de ‘Crepúsculo’ y similares.

La trama, una historia de venganza (de tono militarista) con la excusa de la amenaza nuclear, es lo de menos. El prólogo, una declaración de intenciones de lo que va a acontecer, precede a una estructura narrativa que sigue con fidelidad las convenciones clásicas del género y el esquema pelea/chascarrillo/pelea o tiroteo. Simon West sustituye a Stallone en la dirección en una propuesta con mayor presupuesto que el original. Cabe destacar el clímax en el aeropuerto, una orgía de acción con momentos tan significativos como la presencia, metralleta en mano, de Stallone, Schwarzenegger y Bruce Willis en el mismo plano, así como la pelea final entre Sly y Van Damme.

En cuanto al reparto, todos tienen su momento de gloria en función de su peso icónico. El protagonismo recae en el grupo que lidera Stallone, compuesto por Jason Statham, Dolph Lundgren, Terry Crews, Randy Couture, Nan Yu (una acertada aportación femenina) y Liam Hemsworth, cuya inclusión no es casual y sirve de reclamo para los adolescentes. Lo de Jet Li no pasa de ser una colaboración especial. Los fans agradecerán que los personajes de Schwarzenegger y Willis ganen peso con respecto a la primera entrega. Chuck Norris tiene un ‘cameo’ antológico (se hace eco de los chistes en torno a su figura) y Van Damme, el villano de la función, se crece en cada escena y aprovecha los 15 minutos que sale en pantalla. Asimismo, no hay que obviar la participación de Scott Atkins, popular entre los incondicionales del género.

Lo mejor: su reivindicación de un tipo de cine en desuso y los guiños al público cómplice.

Lo peor: que haya espectadores que no se dejen seducir por la propuesta.

Puntuación: 6,5 (sobre 10).

Anuncios

Un pensamiento en “‘Los mercenarios 2’”

  1. A mi esta pelicula me encanto,estoy de acuerdo que lo peor sea que algunos no les guste,pero para gustos,colores. Los chistes son a costa de famosos personajes que hicieron algunos actores como Rambo o Terminator,pero a mi me ha encantado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s