‘Miel de naranjas’


Las películas de la Guerra Civil y la posguerra constituyen un subgénero propio dentro del cine español. Algo lógico al tratarse de un periodo histórico lleno de sombras que no debe olvidarse y ante el que es necesario reflexionar. Los proyectos de este tipo suelen llevar aparejada cierta carga de polémica, inevitable cuando entra en juego la ideología, y más en un pasado tan espinoso. El problema reside en que a menudo se cae en la parcialidad y el maniqueísmo, elementos que sortea ‘Miel de naranjas’, última obra de Imanol Uribe. El director ofrece un relato de amor, represión y lucha clandestina de notable factura y acertado reparto que sin embargo se ve lastrado por un argumento predecible a pesar de las sorpresas de la trama. Uribe obtuvo el premio a la mejor dirección en el Festival de Málaga, donde se presentó en la sección oficial. El filme también ganó la biznaga de plata al mejor guionista novel (para Remedios Crespo) y una mención especial por la actuación de Ángela Molina, en un papel pequeño pero brillante.

Fotograma de 'Miel de naranjas'La historia se desarrolla en la Andalucía de los años 50, década en la que el régimen franquista continuaba con la brutal represión. Enrique (Iban Garate, actor procedente de la televisión vasca y hasta ahora centrado en producciones rodadas en euskera) realiza el servicio militar en un juzgado y trabaja a las órdenes de don Eladio (Karra Elejalde), hombre con peso en el ejército. Se da la circunstancia de que Eladio es el paternalista tío de Carmen (Blanca Suárez), la novia de Enrique. La impotencia de no poder evitar las injusticias y los fusilamientos indiscriminados afectará al ánimo de Enrique, quien decidirá entrar en acción y formar parte de la resistencia. Un cometido que pondrá su vida en peligro.

Póster Miel de naranjas‘Miel de naranjas’ sobresale por su cuidada ambientación; se nota la solvencia de la producción, en la que está detrás Enrique González Macho, presidente de la Academia (con ‘cameo’ incluido). Uribe evidencia su oficio en cada escena y el reparto (con Elejalde y Carlos Santos a la cabeza) cumple sobradamente en una película tan correcta como poco sorprendente. Hay momentos en los que no emociona.

Lo mejor: la cuidada ambientación y la dirección de Uribe.

Lo peor: pertenece a un subgénero algo desgastado y foco permanente de polémica.

Puntuación: 6/10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s